Oportunidades y riesgos para la industria bancaria en 2018:

Las mejores perspectivas de crecimiento para 2018, fundamentalmente impulsada por algunas señales de reactivación de la inversión y por la recuperación del sector minero, generan oportunidades de crecimiento y de mejoras en la calidad de la cartera. Si bien el endeudamiento de las personas a venido en alza durante los últimos meses, se espera que esta tendencia cambie, siendo consistente con el fortalecimiento del escenario económico. Además, la carrera por la transformación digital y la competencia en el mercado, que han mantenido una tendencia creciente, deberían generar oportunidades para nuevas propuestas de valor a los clientes, lograr eficiencia operativa, y crecimiento goblal del mercado financiero.

En el ámbito de riesgos, en 2018 el cambio normativo será una preocupación relevante para los actores de la industria. La normativa recientemente emitida sobre emisión y operación de tarjetas de pago, coloca mayores restricciones tanto a los bancos como a los emisores de tarjetas no bancarios, precisa los resguardos operacionales y las medidas de seguridad que deben ser considerados por todos los emisores y operadores de tarjetas de pago, entre otros aspectos. También en este ámbito, el bastamente analizado potencial cambio en la ley general de bancos (hacia estándares basilea III), que en caso de concretarse impactará la gestión de capital y de riesgos de los bancos, generaría tanto impactos financieros como ajustes en la gestión. Finalmente, en el ámbito de ciberseguridad, más allá del aspecto normativo que sin duda deberá adaptarse a los tiempos, los riesgos de ataques y las medidas de protección que las empresas financieras deben mantener como elemento crítico, dominarán la agenda.